Wild Rift, reseña: El Lolcito para celulares

Wild Rift, reseña: El Lolcito para celulares

Wild Rift, reseña: El Lolcito para celulares

Después de meses de espera, finalmente Latinoamérica pudo disfrutar de la beta abierta del juego de Riot Games, uno de los más importantes del año en móviles.

29 Mar 2021 13:37Por: todogamers

Advertencia: Este análisis se hace con la beta abierta del juego. Por ahora Wild Rift no ha sido lanzado oficialmente y está en periodo de prueba en todo el mundo. Por lo que algunas cosas cambiarán a futuro según sus desarrolladores.

En noviembre de 2019, Riot Games anunció un plan gigante para expandir la marcar de League of Legends, creando juegos de diferentes géneros para llegar al mercado de consolas y celulares. Uno de los más aclamados fue Wild Rift. Por fin los fans de LoL íbamos a tener una versión para celulares y aunque la espera fue bastante larga, aún más para Latinoamérica, finalmente lo tenemos en nuestras manos, aunque por ahora como una beta abierta.

Así que menos intro y más reseña para hablar de lo que es esta experiencia free to play, que busca apuntar al competitivo y entregar una experiencia cercana pero alterna a lo que es League of Legends en PC.

Lee también: El rol detrás de escena de las agencias en la profesionalización de los esports en Colombia

¿Qué es y cómo funciona Wild Rift?

Estamos ante un MOBA, y aún más, estamos ante una adaptación de LoL para dispositivos móviles. Desde Riot Games han dicho que este es el LoL de celulares, así que la experiencia que vamos a encontrar es la misma de PC. El mismo concepto de juego por carriles, roles, torretas y un nexo a destruir. En lo que es el meta juego poco cambia, solo se eliminaron los inhibidores para hacer el juego más rápido y se hizo una optimización para tener un mapa asimétrico, que siempre nos permita jugar de arriba hacia abajo por comodidad de todos, así que por momentos Top va estar en el carril inferior y Bot en el superior, pero de igual forma cambiarán los objetivos como el dragón, el barón y el heraldo.

Luego el resto del juego es el mismo, los mismos roles, mismos personajes, mismos objetivos y (casi) los mismos ítems, algo que ya miraremos más adelante. Por lo que, si juegas League of Legends, no vas a tener mayores líos para entender cómo funciona todo. Si eres nuevo los tutoriales te guiarán y en cinco minutos entenderás qué tendrás que hacer, el cómo ya dependerá de tu habilidad.

Las partidas duran entre 10 a 15 minutos, así que se cumple con el estándar de los MOBA móviles que están en el mercado. La estrategia poco cambia, aunque al ser mucho más apresurado todo, es clave estar atento a cada compra de ítems y a ir por los objetivos necesarios, aunque como suele pasar mucha gente solo irá por las kills. Del LoL actual cambian algunas cosas en cuanto a la grieta elemental, que no está, pero todo para hacer partidas más agiles.

Lee también: Riot Games inicia la contratación de personal para el MMO basado en League of Legends

¿Y todo esto funciona bien?

Personalmente mis expectativas con Wild Rift no eran tan altas, estamos hablando de una beta abierta y de una adaptación que no es sencilla, especialmente por las habilidades de los campeones y el rendimiento visual. Pero yo tengo un Huawei P20 Lite (un celular viejo) y corre sin lío, el diseño gráfico es de alta calidad, el manejo de campeones es óptimo, se puede decir que es un mini Lol muy bien condesado y casi ni parece una beta, este juego fácilmente puede ser el oficial.

La experiencia es muy completa, la función de seleccionar ataques a súbditos, torretas o campeones es muy cómoda, y aunque a veces hace fácil el juego, se entiende que es para que más publico entre a él y que personas que ya llevamos más años jugando LoL no encontremos algo totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados.

Quizás las habilidades de algunos campeones son muy fáciles de lanzar, poder seleccionar a un campeón desde antes de atacarlo permite tener más precisión y fallar una ‘Q’ con Lux es casi imposible. Pero, como digo, se entiende que es para dar acceso a los nuevos y comodidad a los veteranos.

La compra de ítems está bien llevada y como en otros MOBA móviles podemos configurar nuestras compras desde antes de iniciar la partida y que todo sea más sencillo. Si bien hay cambios como el uso de las Botas, eso le da un toque estratégico diferente, las activas de los ítems son cómodas de usar y lo mismo las habilidades como el flash, destello y demás.

Los dos puntos más flojos de la jugabilidad están en dos partes. Al ser un beta y apenas el inicio de Wild Rift hay poca variedad de campeones y como hasta ahora casi todos estábamos entre los primeros 10 niveles, las partidas normalmente eran entre los mismos personajes, con algunos cambios, pero si es algo que se vuelve monótono y es fundamental que Riot logre ampliar ese catálogo y sea mucho más optimo conseguir campeones, porque algunos son muy caros y como aquí usamos la misma cuenta de LoL pero no tenemos el mismo contenido de ella, no vamos a trasladar skins, personajes o iconos.

El otro punto débil y el que más limitó la experiencia es el uso del mapa. Si bien el espacio que se le da en la pantalla es cómodo, al querer movernos por el mapa para ver qué está pasando en otro lado, la cámara se mueve muy rápido, no es precisa y dar indicaciones agota, algo que en el juego es clave: la comunicación. Aquí Riot tendrá bastante trabajo por hacer.

Lee también: Ruined King, el juego que “necesitaba Riot para dar un paso adelante”

Conectividad inestable

Este punto quise apartarlo porque no es un problema del juego, aunque si es un inconveniente grande. Estamos ante una beta abierta y ante un juego para móviles, donde garantizar la estabilidad de los servidores depende de muchos más factores. Durante los cuatro días que lo estuve probando para hacer la reseña siempre tuve un ping entre 80 y 100, jugando con datos o con Wifi.

Aunque nunca fue un problema o se desconectó el juego, todos sabemos lo que significa jugar con este ping e incluso uno de mis amigos llegó a tener ping sobre 300 sin importar si era Wifi o datos.

Esto es un inconveniente que seguramente se solucionará con el tiempo y entre más jugadores haya, mejores servidores. Wild Rift te empareja con usuarios cercanos para garantizar la estabilidad, pero sabemos que en Latam esto es algo complicado y será algo a corregir, que por ahora se entiende por la etapa en la que está el juego.

Entonces… ¿Wild Rift vale la pena?

Un rotundo sí. Este juego es mucho más de lo que esperaba. Es un LoL para jugar mientras esperamos en él médico o vamos en el bus. Con partidas rápidas, casuales y que mientas vaya creciendo la cantidad de personas jugando habrá mejor nivel. Está adaptado de gran forma, sus controles son cómodos, se mantiene la esencia y se ve muy lindo cada personaje y el entorno.

El mapa es el gran punto a mejorar y hay que trabajar en los servidores, para tener menos problemas de ping. Pero si no pudiste con League of Legends para PC quizás aquí encuentres algo diferente, mucho más rápido y casual. Y por supuesto, si eres fan del Lolcito es obligado tener este juego, ya podemos manquear en cualquier parte del mundo.

También puedes leer: Riot promete medidas contra la toxicidad y las ofensas en Valorant

Escrito por: Juan Diego Ríos, TodoGamers

Síguenos en Google News y haz de Todogamers tu fuente de noticias favorita.
Para más contenido relacionado te invitamos a seguir a TodoGamers en: TwitterInstagramFacebook y Youtube.

Te puede interesar